El 20 noviembre se celebra mundialmente el Día Universal del Niño.

Un día que rememora, cada año, la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño, desde 1989. Este día de celebración es al mismo tiempo un día de reivindicación a nivel Internacional.

Es un día para concienciar a las personas de la importancia de ofrecer a los niños y niñas la oportunidad de disfrutar de su infancia, trabajando los 365 días del año por su bienestar y desarrollo y, sobretodo, para dar a conocer los Derechos de la Infancia. Unos derechos que habitualmente son poco visibles y reconocidos socialmente.

Destacamos 5 de los derechos fundamentales de los niños:

  1. No a la discriminación: todos los niños tienen los mismos derechos.
  2. El interés superior del niño: cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño.
  3. El derecho a la vida, a jugar, la supervivencia y el desarrollo: todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado.
  4. Derecho a la vivienda digna: Todos los niños tienen el derecho a vivir en un espacio adecuado para su desarrollo.
  5. La participación: los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

 

Ponemos especial énfasis en este último derecho, uno de los más básicos, aunque no siempre reconocido, y  que está presente en los artículos XII i XIII de La Convención sobre los Derechos del Niño/a:

Artículo 12. _  

12.1. Los Estados Partes garantizarán al niño que esté en condiciones de formarse un juicio propio el derecho de expresar su opinión libremente en todos los asuntos que afectan al niño, teniéndose debidamente en cuenta las opiniones del niño, en función de la edad y madurez del niño.

12.2 Con tal fin, se dará en particular al niño oportunidad de ser escuchado, en todo procedimiento judicial o administrativo que afecte al niño, ya sea directamente o por medio de un representante o de un órgano apropiado, en consonancia con las normas de procedimiento de la ley nacional.

Artículo 13 _

El niño tendrá derecho a la libertad de expresión; ese derecho incluirá la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de todo tipo, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o impresas, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño.

¿Por qué consideramos que es tan importante la participación de los niños y niñas? ¿Por qué destacamos que deben ser escuchados?

Desde Proyecto CUIDAR tenemos como objetivo fomentar la participación de los niños y jóvenes en la gestión de desastres en Europa.

Hemos constatado, tras diferentes actividades con niños y jóvenes, que la participación es un factor indispensable para fortalecer su resiliencia y autonomía.

Nuestra labor ha tratado de concienciar a los niños/as de sus derechos y ayudarles a saber cómo hacerlos efectivos, expresando su voz. Tras numerosos talleres hemos comprobado que no están acostumbrados a que sus demandas sean atendidas y que les gusta, y agradecen, poder participar en decisiones y asuntos que les conciernen.

Os compartimos algunas de las frases que ellos/as elaboraron en los talleres realizados. Hemos seleccionado aquellas que consideramos relevantes para que lleguen a las personas que trabajan con niños/as y jóvenes: quieren participar y ser escuchados. Es su derecho.

La voz de los niños y niñas.

“Hay muchos adultos que creen que los niños no podemos decir nada porque somos niños y aún no sabemos nada y en verdad los niños tenemos bastante que aportar.”

Chica de Sant Celoni

“Me gustó muchísimo poder dar ideas a los adultos sobre lo que creemos que se debe hacer”.

Niño de Barcelona

“No sólo son los adultos los que están viviendo  la situación, también la pasamos nosotros, y eso de que sólo se escuche a los adultos… también podríamos dar nuestra opinión sobre el tema y mirarlo, porque quizás los adultos lo ven diferente a cómo lo vemos nosotros.”

Chica de Sant Celoni

“Hay veces que los adultos no nos escuchan y los niños queremos dar soluciones que, a veces, podrían ayudar (…).”

Niño de Gandesa

“Es muy importante [escuchar la voz de los jóvenes] porque al tomar decisiones, no se toman con la opinión de los jóvenes, sino solamente con la opinión de los mayores de edad.”

Joven de Lorca

“Yo he aprendido que todo se puede conseguir.”

Niña de Barcelona

“No pensábamos que participaríamos tanto, ni que los expertos nos escucharían tanto.”

Grupo de Sant Celoni

“Que todos juntos podemos dar muy buenas ideas y opiniones. Todos podemos ser escuchados.”

Joven de Lorca

“He aprendido que los jóvenes podemos mejorar lo que nos propongamos.”

Joven de Lorca