Aprovechando que hoy se celebra el Día International para la Reducción del Riesgo de Desastres, dedicado este año a reducir la mortalidad en situaciones de desastre, inauguramos este blog dando a conocer la revisión (scoping) de políticas, prácticas y proyectos sobre gestión de desastres que incluyen a niños/as y jóvenes (puede descargarse aquí) que hemos realizado en los últimos meses desde el proyecto CUIDAR.

Liderada por el equipo de la Universitat Oberta de Catalunya, esta revisión se ha llevado a cabo en dos fases. En primer lugar, todos los socios de CUIDAR han colaborado en la búsqueda de información relevante sobre esta temática respecto a cada uno de los países participantes: Grecia, España, Italia, Reino Unido y Portugal. Como resultado, se han analizado políticas e informes sobre participación infantil en la de gestión de desastres en cada uno de los territorios, acompañándose de entrevistas a agentes clave en la temática. En segundo lugar, esa información se ha puesto en relación con una evaluación del estado de la investigación sobre esta temática, a través de una revisión los informes de investigaciones (previas o en curso y tanto a nivel estatal, europeo como internacional) y de la literatura especializada publicada hasta la fecha. Ese análisis se ha orientado tanto a la detección de las principales ideas abordadas y evidencias recogidas, como de las lagunas existentes en esta área de investigación.

El scoping, a diferencia de otro tipo de revisión sistemática de un tema o de la literatura, está especialmente recomendado para mapear las evidencias y la literatura en áreas de investigación que, como la nuestra, son amplias, complejas y diversas y no han sido evaluadas de manera sistemática con anterioridad. Así, gracias a este scoping hemos podido descubrir que la participación de niñas, niños y jóvenes en la gestión de desastres es un campo todavía joven y emergente, especialmente en Europa.

A nivel internacional, la preocupación sobre cómo situar a niños, niñas y jóvenes en el centro de la gestión de desastres empieza a crecer especialmente a partir del año 2008 por la confluencia diversos factores, entre los que destacarían: el acuerdo de nuevos marcos internacionales de gestión de desastres como el de Hyogo (2005) o Sendai (2015) que apuntan en esta dirección; el impacto sobre la población de grandes desastres recientes en los Estados Unidos, Nueva Zelanda y Australia; las experiencias de participación con niñas y niños que algunas ONG como Save the Children o Plan International han estado llevando a cabo en diversos países en desarrollo tradicionalmente afectados por grandes desastres (especialmente en Asia y Centroamérica).

En el caso de Europa, si bien el desarrollo de este enfoque es todavía incipiente y poco consistente en comparación con otras regiones del mundo, mediante el scoping hemos detectado que también hay algunos ejemplos encaminados en esta dirección (especialmente en el Reino Unido e Italia). Por ejemplo, hemos encontrado un aumento de proyectos de investigación sobre la gestión de desastres que son planteados desde enfoques más participativos y creativos, con una implicación más directa de la ciudadanía. Por otro lado, también hay un mayor interés por analizar las diferentes fases de la gestión de desastres (prevención, preparación, reacción y recuperación) teniendo en cuanta a franjas de edad como la primera infancia o la adolescencia, que tradicionalmente habían sido ignoradas en estas cuestiones.

seviene-il-terremoto

Por tanto, aunque la experiencia europea es todavía menor en esta temática, gracias el conocimiento que se vaya generando por este tipo de proyectos y la influencia de nuevos marcos internacionales, con el acompañamientos de personas técnicas y expertas que quieran incorporar a la infancia y la juventud en la gestión de desastres, podrá contribuir a que Europa pueda posicionarse como otra región de las regiones líderes en esta temática.